Logo Hipernova.cl
Una explosión de semillas en las húmedas praderas de tu mente



 

 

El origen del machismo (según Harris)

Harris propone que el origen de la guerra en las sociedades primitvas no se encuentra en una supuesta naturaleza agresiva del hombre sino en las presiones poblacionales y ecológicas. Del mismo modo, también propone que el origen del machismo, o supremacía masculina, no tiene su origen en la naturaleza del hombre (su fuerza física) sino en la necesidad de mantener la institucionalidad bélica (el culto a la fuerza y a la violencia) para favorecer el infanticidio femenino y con ello frenar las tasas de natalidad o reducir la población efectivamente. El punto central de la teoría de Harris es la libertad sexual de la mujer en relación al control de la natalidad. Frenar la natalidad siempre ha sido vital para las poblaciones, inconscientemente, desde épocas remotas. El agotamiento de los recursos naturales y sobretodo proteínicos, la hambruna, era el resultado no solo de una sequía prolongada sino también de una natalidad desenfrenada. Frenar la natalidad se hacía inconscientemente mediante el infanticidio femenino (su justificación era que la mujer no sirve para la guerra), pero también a través del machismo, que oculta a la mujer de otros hombres, la castiga con la muerte en caso de adulterio (lo que no pasaba cuando el hombre era el adúltero), o la reúne en un harem junto a otras mujeres, ocultas de las miradas de otros hombres, todo con el fin de disminuir la disponibilidad sexual de las mujeres.

La supremacía masculina, o machismo, se observa abrumadoramente en las estadísticas etnográficas recopiladas mundialmente por los antropólogos, a pesar de las feministas y los románticos del matriarcado: ¾ partes de los aldeanos y de las tribus tenían linajes patrilineales, y sólo 1/10 seguían un linaje matrilineal. La poligamia es 100 veces más común que la poliandria. La transferencia de bienes a la familia de la novia, “el precio de la novia”, está universalmente difundida, mientras que el “precio del novio” prácticamente no existe salvo en lo denominado como dote, en el cual más que un novio, se “compra” prestigio, o se transfieren bienes para costear una novia onerosa; en el primer caso es muy común que la novia quede obligada a servir, lo que no ocurre nunca en el segundo caso. Es frecuente en los casos de matrilocalidad que la mujer se desembarace con facilidad del esposo, pero en la patrilocalidad la mujer queda obligada para con el esposo.

En las aldeas patrilineales los caciques y líderes religiosos son casi siempre y en su mayoría, hombres. En muchos lugares se amenaza a mujeres y niños con matracas, o con máscaras, cuya fabricación y guarda se esconde escrupulosamente.  La menstruación es considerada una impureza por innumerables pueblos, pero el semen es considerado estimulante y vivificante. La división del trabajo es así mismo casi siempre injusta para con las mujeres: deben recoger diariamente agua y leña, recolectar, moler, machacar semillas, cocinar todos los días, cuidar de los niños.

Todas estas asimetrías parecen explicarse por la guerra y el monopolio masculino sobre las armas. “La guerra exigía la organización de comunidades en torno a un núcleo residente de padres, hermanos y sus hijos. Tal proceder condujo al control de los recursos por los grupos de intereses paternos-fraternos y al intercambio de hermanas e hijas entre estos grupos (patrilinealidad, patrilocalidad y precio de la novia), a la asignación de mujeres como recompensa a la agresividad masculina y de ahí a la poligamia. La asignación de las tareas pesadas a las mujeres y su subordinación y devaluación rituales surge automáticamente de la necesidad de recompensar a los hombres a costa de las mujeres y de ofrecer justificaciones sobrenaturales de todo el contexto de supremacía masculina”.

Pero esta relación entre belicismo y forzada supremacía masculina parece quedar anulada cuando se observan pueblos matrilineales, matrilocales, sin precio por las novias, y sin instituciones culturales o religiosas para intimidar a las mujeres, que sin embargo se muestran muy agresivos para la guerra, belicosos y crueles; este es el caso de los iroqueses. El autor resuelve esta contradicción explicando que hay distintos tipos de guerras, y que este tipo de pueblos practica una guerra externa, expansionista, con travesías más o menos largas, alejadas de sus aldeas; este sistema necesita entonces de matrilinealidad y matrilocalidad, puesto que las mujeres en mayoría en cada aldea gobiernan y se organizan necesariamente; ocurre lo contrario en las guerras internas, como en las de los yanomamos, que pelean con tribus vecinas y a veces emparentadas, donde los hombres nunca se alejan demasiado, ni en el tiempo ni en el espacio. Es allí donde la supremacía masculina se impone. Lo que queda claro es que el belicismo no está directamente relacionado con una cultura de tipo machista, sino que más bien ésta está relacionada con el tipo de guerra practicado; a su vez, el tipo de guerra practicado depende de las condiciones ecológicas (topográficas, poblacionales, etc).

El otro hecho que se deriva de la matrilocalidad es que los hombres, al estar disgregados en las familias y pueblos por línea materna, más o menos separados de sus tíos, hermanos, padres, fomenta la unión entre ellos, haciendo entonces que no practiquen la guerra contra sus vecinos (casi siempre parientes) sino más allá. La guerra externa parece haber sido siempre más organizada y contando con ejércitos más numerosos; por eso Divale afirma que los pueblos patrilocales atacados por contigentes matrilocales, se veían obligados a formar la misma organización que sus semejantes. Pero por otra parte la matrililocalidad también favorece el comercio y las expediciones. Se trata de asegurarse de que en la aldea se mantendrá la unión; en el caso de la patrilocalidad tendrían que entregar la organización a sus esposas, que no están relacionadas por la sangre; es por eso que prefieren entregárselo a sus hermanas. En la matrilocalidad el único nexo de unión, de seguridad y de herencia que puede encontrar un hombre es en un tío materno (avunculocalidad, de avunculus, tío en latín). De todos modos, a pesar de la matrilinealidad y la matrilocalidad, no se puede hablar de matriarcado, algo muy poco común; “el matriarcado permanecerá excluido mientras los hombres sigan monopolizando las técnicas y la tecnología de la violencia física”.

La guerra externa no es exclusividad de las aldeas matrilocales. Muchos pueblos nómades y fuertemente patrilocales y patrilineales, con una marcada supremacía masculina, practicaban la guerra externa. Pero esto se explica porque llevaban la aldea junto a ellos, como pastores que eran, y los hombres mantenían entonces su constante presencia en la aldea.

Si te gustó compártelo:
 
 

Basado en:
Caníbales y Reyes. Los orígenes de la cultura.
Marvin Harris

1.- Natalidad y producción de alimentos

2.- El Origen de la Agricultura

3.- El Origen de la guerra

4.- El Origen del machismo

5.- Los primeros Estados

6.- El Reino caníbal de los Aztecas

7.- La domesticación de Animales

8.- Carne versus Cereales

9.- La vaca sagrada y el despotismo hidráulico

10.- El origen del capitalismo

11.- La burbuja industrial


Google


Artículos:

Las energías renovables y el abastecimiento futuro
Este tipo de energías no podrán por si solas abastecer la demanda y cuidar el medioambiente
El dólar en El Salvador y Ecuador
Su evolución es estos dos países, las metas inflacionarias, ¿resultó?
La Influenza
Desde la pandemia de 1918 hasta las más recientes investigaciones.
El cacao
Su producción, su flor, su árbol y mucho más.
Dieta y longevidad
Comer menos alarga la vida, ¡está demostrado!
Plantas medicinales del Perú

Según el cronista español Manuel A. Fuentes (1861)
¿Gasolina producida a partir de CO2?
Un descubrimiento prometedor!
Pancho Villa.
Breve historia del héroe Mexicano
Resumen de la Ley de Drogas y Estupefacientes (Chile)
(lo legal y lo ilegal, conoce tus derechos)
El cigarrillo y la nicotina
Sustancias nocivas y un inesperado efecto benéfico de la nicotina.
El arsénico.
Veneno y ¿remedio?
Andrés Bello.
Breve reseña de su vida y su obra
Flores, jardines y parques
(fotos)
Yo soy Pablo Neruda

(video)
Entrevistas a Salvador Dalí
(videos)
Colección de fotos de Monos
(fotos)
Valparaíso Antigüo
(fotos)
Pinturas Surrealistas de pintores vivos
(fotos)
Fotofusión con Photoshop
(fotos)
La ciencia primitiva
(rituales, plantas, matrimonios, costumbres, entierros, una buena intro para conocer el mundo aborígen)
La historia de los mapuches

(cómo vivían, se organizaban, festejaban...)
La historia del LSD

(contada por su descubridor: Hoffman)
La vida, un estadio intermedio
(la evolución: desde las partículas subatómicas hasta las sociedades)
La vida de las abejas
(de las reinas, los zánganos, las nodrizas, las recolectoras...)
La ética protestante y el espíritu del capitalismo
(la incidencia de la religión en la economía de los países)
Historia de la vida cotidiana de los antiguos romanos
(la vida de los esclavos, de los niños, de las mujeres, de los patronos...)
Historia de los incas
(su agricultura, sus dioses, su sistema administrativo y su encuentro con los españoles)
El planeta viviente
(la vida de nuestro planeta según sus ecosistemas, descritos uno por uno en forma resumida)
Historia del Budismo
(el origen de budismo, sus ramificaciones, su doctrina, sus grandes pensamientos)
Historia de los libertadores de sudamérica.
(el proceso independentista suramericano, su gesta, su desarrollo, sus grandes hombres)
Caníbales y Reyes
(la historia antropológica de la humanidad, los porqués del canibalismo, de la agricultura, de la guerra o del estado)

 

 

 
 

¡Únete a la campaña!

Un Techo Para Mi País

No más niños con frío, no más casitas de cartón sin alcantarilla, AYUDA a construir casas en Chile, México, Argentina, El Salvador, Colombia, Costa Rica, Brasil, Perú o Uruguay

 

 

© 2007-2014 hipernova.cl | Derechos de copia reservados | Contacto |