Logo Hipernova.cl
Una explosión de semillas en las húmedas praderas de tu mente



 

 

La vida en los bosques Tropicales

La selva tropical comparte junto a los corales marinos el estatus de ser de los biomas más antiguos del planeta, esto es, con mayor permanencia dinámica, sobrevivientes de glaciaciones y "oscurecimientos". El resto de biomas, los lagos, las llanuras e incluso las montañas terminan por cambiar en relativamente poco tiempo, comparado con la edad de la selva. Reinan desde siempre las condiciones más favorables para la existencia de muy variadas especies vegetales y animales; en tierra, no hay sitio más rico en especies que la selva; en una sola hectárea se pueden encontrar cientos de especies de árboles (a penas diferenciados a simple vista por sus flores), más de seiscientas especies de aves en promedio, y miles de especies de insectos. Esto se debe a las condiciones muy especiales de la selva: siempre húmeda y calurosa, mucha lluvia, poblada permanentemente por árboles que dan fruto comestible.

Águila Coronada AfricanaEn la verde bóveda de las selvas siempre se distinguen árboles aislados mucho más altos que el promedio (diez metros o más): los kapok sudamericanos por ejemplo; estos han debido adaptar sus hojas a las nuevas condiciones, mucho más iluminadas y ventiladas que el resto, por eso propagan sus semillas usando el viento, algo más bien raro en el interior de la selva, donde lo común es la propagación animal de semillas (por las fecas) o mediante insectos. Estos árboles altos albergan en todas las selvas algún tipo de águila come monos; en sudamérica es la harpía, el águila monera en Asia y el águila coronada en África, todas muy semejantes, con “copetes grandes, alas cortas y colas relativamente anchas y largas, forma corporal que les confiere gran movilidad en vuelo”. Suelen nidificar en el mismo árbol año tras año, solo crían un polluelo que deben alimentar durante casi un año; al cazar un mono, tienen alimento para varios días.

Las hojas de los árboles de la selva son móviles y siguen al sol, con tal de aprovechar la mayor cantidad posible de luz solar. Hay muchas algas y musgo, con toda la humedad ambiental, y por eso muchas hojas son enceradas, para impedir que las raicillas parásitas “arraiguen”. Así mismo, la mayoría de las hojas están acanaladas en la mitad, de manera a que el agua escurra y queden secas y lavadas tras la tormenta. Como no hay estaciones claramente marcadas, las especies siguen su propio calendario de floración y renovación de hojas (algunas cada seis meses, otras por intervalos, otras más por ramas); para la floración los ciclos son más “azarosos” aún, aunque los ciclos de 12 y 14 meses son bastante comunes; algunas excepciones florecen nada más cada diez año. Se sabe que no es al azar, puesto que los árboles pertenecientes a una misma especie, en un área muy amplia de selva, florecen al mismo tiempo (necesidad de fecundación cruzada). En todo caso, esta floración tan desigual entre especies permite la existencia de abundante alimento durante todo el año, puesto que tras las flores llegan los frutos. El polen es generalmente transportado por alguna vía fáunica: mariposas, escarabajos, avispas,... las flores rojas atraen aves (los insectos no ven el color rojo), y las flores pálidas y fétidas atraen murciélagos. Las semillas también son transportadas por animales, algunas consumidas en las mismas ramas por monos, tucanes, murciélagos frugívoros, y otras a ras de suelo, como las del aguacate, los durios o los artocarpos; todas tienen una corteza resistente a la digestión y la mayoría busca ser transportada lo más lejos posible.

mono Langur doradoMuchos animales viven exclusivamente en las alturas; una de las mejores maneras de estudiarlos es localizando un árbol que esté a punto de dar fruto. Los monos se apoderan de los frutos localizados en las ramas más gruesas, capaces de soportarlos, las aves comen en las aves más delgadas, los loros colgándose hacia abajo con una pata y sosteniendo el fruto con la otra, los cálaos y los tucanes lanzando el fruto al aire. Luego llega el turno nocturno, cuando aparece el loris, mono primitivo, diminuto y nocturno, o los grandes murciélagos frugívoros. También hay algunos animales comedores de hoja, de tamaño considerable, pero muy pocas aves, porque deben mantenerse siempre ligeras. Entre los comedores de hojas, están los aulladores de sudamérica, los langures de Asia y los colobos de África, con intestinos grandes, y que han hecho de las hojas su principal alimento. Otro más, el perezoso, “vive suspendido cabeza abajo” entre las ramas, sus garras se han vuelto garfios, su pelo está también al revés, pende desde los tobillos hacia las piernas, y del vientre al espinazo, con el fin evidente de escurrir eficientemente el agua de lluvia. Una de sus especies, el tridáctilo, se alimenta casi solamente de hojas de cecropia, mientras que el bidáctilo se pasea por muchos árboles y come además muchos frutos. Ambas especies son sudamericanas.

Margay felino sudamericanoEntre los depredadores contamos, además de las águilas cazadoras, a los felinos margay de sudamérica, el jaguar o la pantera nebulosa africana, entre otros felinos capaces de capturar monos, ardillas y aves, tan hábiles en el aire que son capaces de detener o frenar su caída desde lo alto interponiendo una de sus garras. También hay serpientes, de todo tipo y tamaño, que comen desde monos hasta sapos.

En la selva, las señales sonoras predominan por sobre las visuales y olfativas, por lo menos a la altura de las ramas donde es difícil mirar muy lejos o dejar marcas olorosas en tal maraña de ramas; los sonidos marcan territorios o atraen hembras, llegan más lejos que cualquier señal visual u olorosa. Los monos aulladores “cantan a coro mañana y tarde”, “elevando y bajando el tono continuamente”. Los gibones de ambos sexos cantan a dúo, tan bien que parece un solo grito. El procnios, ave totalmente blanca, emite desde lo alto de los árboles sonidos fortísimos, como dos metales golpeándose. Los árboles no solo acogen animales sino que también a numerosas plantas: helechos, musgos, orquídeas y bromeliáceas que se vuelven más abundantes y grandes según la edad del árbol. Las bromeliáceas forman un cáliz capaz de retener agua; allí llegan las ranas con sus renacuajos a sus espaldas, pues encuentran insectos y huevos suficientes para su supervivencia. Hay una especie de rana, que dos veces por semana llega a alimentar a sus renacuajos nadando en el agua de la bromeliácea con un huevo suyo sin fertilizar; los renacuajos ingieren la yema, cada vez que mamá llega, durante unas ocho semanas. Las bormeliáceas son epífitas, pero a penas y molestan a un gran árbol; lo mismo ocurre con las lianas, que solamente piden apoyo y un poco de luz. Las lianas nacen en el suelo; buscan cuando jóvenes, mediante zarcillos, algún arbusto joven que esté en crecimiento, y crecen toda su vida junto a él! Hay otra planta mucho más nociva: el ficus; sus semillas germinan en las ramas, pero sus raíces no quedan simplemente colgando, como las de los musgos o de las bromeliáceas, sino que buscan siempre el suelo; cuando lo encuentran son capaces de alimentarse de los nutrientes del suelo, sus hojas se vuelven mucho más grandes, la raíz se vuelve más gruesa, hasta que después de un siglo, el ficus no solo ha “eclipsado” permanentemente al árbol con sus propias hojas sino que también lo ha estrangulado con su raíz que ha tomado una forma espiral; el ficus es entonces un árbol, tan alto como su antiguo hospedador que ahora ha desaparecido, un árbol hueco pero con las raíces suficientemente gruesas como para mantenerlo erguido.

Ardilla voladoraA media altura, donde se ven troncos, lianas, ficus y raíces colgantes, pareciera no haber otra cosa; lo cierto es que hay mucho movimiento: numerosas aves prefieren esta zona para volar antes que volar sobre las copas, pues así están menos expuestas a las aves cazadoras; varios orangutanes son tan grandes y pesados que prefieren utilizar las lianas para subir y bajar; el perezoso siempre baja hasta el suelo para defecar (y siempre en el mismo lugar!), y también utiliza raíces y lianas; es frecuente ver animales planeadores, como la ardilla voladora, que tiene una capa de muñecas a tobillos, de color canela (las ardillas voladoras son especialmente numerosas en Borneo) y que siempre vive en pareja; unos pocos lagartos y ranas también han desarrollado extensiones para planear de un árbol a otro, incluso una especie de culebra ha sabido saltar de un árbol a otro, aplanando su cuerpo cilíndrico y ondulándolo y dirigiéndolo en el aire, como si fuera la cola de un animal. Muchas aves nidifican en estas alturas, unas aprovechando los agujeros de las hormigas arborícolas, otras construyendo sus nidos en los ángulos de las ramas nacientes del tronco. Un poco más abajo hay un sotobosque, compuesto de palmeras adaptadas a la poca luz y de arbustos crecidos a partir de semillas caídas.

Y finalmente, el suelo, que a pesar de contener tanta materia orgánica superficial, es bastante pobre hacia lo profundo; por eso muchos árboles desarrollan redes de raicillas casi a ras de suelo para aprovechar rápidamente la materia utilizable, que de lo contrario se perdería con las lluvias hacia los ríos. Como no necesitan penetrar muy profundamente, su estabilidad peligra, y por ello han formado sostenes triangulares muy anchos y altos, en dirección radial. Menos del 5% de la luz solar llega hasta el suelo, y esto junto a su relativa pobreza en nutrientes hace que no se vea vegetación en el suelo, ni flores, ni plantas. Los colores que pueden verse en el suelo son de flores caídas; en la base de los troncos a veces se ven flores que han nacido allí gracias a la abundancia nutricional de sus semillas. Hay una flor enorme que aparece ocasionalmente en los bosques del sudeste asiático: la rafflesia, enorme y hedionda, atrae a centenares de moscas para que la polinizen; pero es una flor parásita, pues siempre crece entre las raíces de las enredaderas.

Gallo BankivaEl suelo de la selva, sin vegetación, es incapaz de alimentar a ningún animal grande, menos aún a manadas. Hay algunos pocos animales de tamaño medio, aislados entre sí, que aprovechan brotes y hojas del sotobosque, tubérculos y frutos caídos, o que hallan alimento verde en los bordes de los ríos: el okapi africano, ancestro de la jirafa, el tapir sudamericano, y unos pocos elefantes pequeños en Asia; el ciervo ratón de Asia, el antílope enano, africano, y el agutí sudamericano, los tres muy nerviosos, alimentándose de frutos secos y carnosos, hongos, hojas y yemas. También hay varias aves capaces de contentarse con lo que hay en el suelo, como el gallo bankiva, ancestro del gallo común, que canta más o menos parecido al amanecer; hay unas dos aves de suelo que se han hecho tan gordas y pesadas que ya no pueden volar, como el argo gigante. Es frecuente en varias especies de aves que los cortejos se hagan desde el suelo, en una zona previamente despejada por el macho; desde el suelo cantan y bailan, atrayendo a la hembra.

Pero toda una multitud de insectos sabe aprovechar muy bien el suelo, escarabajos, pero sobretodo las termitas, capaces de aprovechar indirectamente la celulosa (poco aprovechable por la mayoría de los seres vivos); mantienen en sus estómagos colonias de flagelados capaces de convertir la celulosa en azúcar, con lo que obtienen energía pero además alimento, al digerir diariamente parte de la colonia; la termitas recién nacidas obtienen su alimento chupando del ano de los adultos. Pero además, las termitas construyen termiteros donde mantienen colonias de hongos capaces de descomponer la celulosa; las termitas no comen hongos sino lo que ellos fabrican a partir de la materia orgánica en descomposición. Las hembras fértiles llevan consigo cuando vuelan a formar una nueva colonia, un buen número de hongos, como una “dote”. Todas ellas constituyen un eslabón muy importante de la cadena alimenticia, pues muchos animales se nutren de ellas, algunos incluso, exclusivamente de ellas; muchas hormigas se dedican a saquear termiteros, aves y ranas comen de las filas de termitas, pangolines asiáticos y tamandúes sudamericanos viven casi solo de termitas, que extraen de los termiteros con su lengua larga.

El hombre es el animal más común en las selvas, está muy bien adaptado; el hombre de la selva es siempre bajo, 1,5m en promedio para los hombres, delgado y sin pelos en el cuerpo: no conviene sudar donde hay tanta humedad y tan poca brisa. No hay animal que se le compare a la hora de tomar alimento de la selva: saben encontrar tubérculos y frutos secos en el suelo, escogen escarabajos de los árboles caídos, trepan árboles para obtener fruta fresca, roban la miel de las abejas salvajes, cortan lianas escogidas para saciar su sed con el agua que cae de ellas a chorro; son además muy hábiles cazadores: antílopes, okapis, elefantes, imitan sus sonidos y los atraen; en sudamérica han inventado cerbatanas de saetas envenenadas (con exudación de ranas asadas) que alcanzan sin problema los treinta metros; muchos hombres de la selva fabrican redes para pescar usando ramas de enredadera, usan la resina de los árboles como combustible, hojas para los techos de sus cabañas, se pintan el cuerpo con semillas machacadas, se adornan con plumas. La búsqueda de alimento es constante; el contacto con otros hombres los ha hecho optar por tener huertos: hacen con mucho trabajo claros de bosque que les duran nada más unas cuatro temporadas, el suelo de la selva es muy pobre, y luego deben hacer otro.

Hay también claros de bosque naturales, que se forman cuando cae un árbol viejo; por una parte la edad ya no hace subir la savia con tanto vigor, por otra, el sinnúmero de insectos que fabrican galerías en él, los musgos, los hongos, las lianas y las plantas epífitas lo debilitan aún más por su peso o su parasitismo hasta que una de sus grandes ramas cae; cuando esto sucede el final del árbol está muy próximo, bastan algunas tormentas para que el peso del agua acumulada en un lado del árbol lo desequilibre definitivamente. Cae con estruendo y a veces arrastra consigo algunos otros árboles. Formado el claro, llega por fin la luz para plantas que han esperado diez años o más pero sin sobrepasar hasta entonces los 30 cm. Nacen jenjibres y plátanos, aparece toda la vegetación que se puede apreciar en los márgenes de los ríos. Pero siempre, con el tiempo, sobresalen uno o dos árboles que poco a poco van eclipsando al resto hasta cerrar nuevamente la bóveda selvática.

Si te gustó compártelo:
 
 

 

Basado en:
El Planeta viviente
David Attenborough

1.- Ecosistemas Calientes

2.- Ecosistemas Fríos

3.- La vida en los Bosques Templados

4.- Vida en los Bosques Tropicales

5.- Ecosistema de los Pastizales

6.- La vida en los desiertos

7.- Ecosistemas Aéreos

8.- Ecosistemas Lacustres

9.- La vida en el barro

10.- Ecosistemas Insulares

11.- Ecosistemas Marinos

 

Suscríbete a Hipernova!!
(es gratis, rápido y confiable!)

Ingresa tu email:

Delivered by FeedBurner


Google


Artículos:

Las energías renovables y el abastecimiento futuro
Este tipo de energías no podrán por si solas abastecer la demanda y cuidar el medioambiente
El dólar en El Salvador y Ecuador
Su evolución es estos dos países, las metas inflacionarias, ¿resultó?
La Influenza
Desde la pandemia de 1918 hasta las más recientes investigaciones.
El cacao
Su producción, su flor, su árbol y mucho más.
Dieta y longevidad
Comer menos alarga la vida, ¡está demostrado!
Plantas medicinales del Perú

Según el cronista español Manuel A. Fuentes (1861)
¿Gasolina producida a partir de CO2?
Un descubrimiento prometedor!
Pancho Villa.
Breve historia del héroe Mexicano
Resumen de la Ley de Drogas y Estupefacientes (Chile)
(lo legal y lo ilegal, conoce tus derechos)
El cigarrillo y la nicotina
Sustancias nocivas y un inesperado efecto benéfico de la nicotina.
El arsénico.
Veneno y ¿remedio?
Andrés Bello.
Breve reseña de su vida y su obra
Flores, jardines y parques
(fotos)
Yo soy Pablo Neruda

(video)
Entrevistas a Salvador Dalí
(videos)
Colección de fotos de Monos
(fotos)
Valparaíso Antigüo
(fotos)
Pinturas Surrealistas de pintores vivos
(fotos)
Fotofusión con Photoshop
(fotos)
La ciencia primitiva
(rituales, plantas, matrimonios, costumbres, entierros, una buena intro para conocer el mundo aborígen)
La historia de los mapuches

(cómo vivían, se organizaban, festejaban...)
La historia del LSD

(contada por su descubridor: Hoffman)
La vida, un estadio intermedio
(la evolución: desde las partículas subatómicas hasta las sociedades)
La vida de las abejas
(de las reinas, los zánganos, las nodrizas, las recolectoras...)
La ética protestante y el espíritu del capitalismo
(la incidencia de la religión en la economía de los países)
Historia de la vida cotidiana de los antiguos romanos
(la vida de los esclavos, de los niños, de las mujeres, de los patronos...)
Historia de los incas
(su agricultura, sus dioses, su sistema administrativo y su encuentro con los españoles)
El planeta viviente
(la vida de nuestro planeta según sus ecosistemas, descritos uno por uno en forma resumida)
Historia del Budismo
(el origen de budismo, sus ramificaciones, su doctrina, sus grandes pensamientos)
Historia de los libertadores de sudamérica.
(el proceso independentista suramericano, su gesta, su desarrollo, sus grandes hombres)
Caníbales y Reyes
(la historia antropológica de la humanidad, los porqués del canibalismo, de la agricultura, de la guerra o del estado)

 

 

 
 

¡Únete a la campaña!

Un Techo Para Mi País

No más niños con frío, no más casitas de cartón sin alcantarilla, AYUDA a construir casas en Chile, México, Argentina, El Salvador, Colombia, Costa Rica, Brasil, Perú o Uruguay

 

 

© 2007 - 2012 Hipernova.cl | Derechos de copia reservados | Contacto |

visitas desde la creación del sitio