Logo Hipernova.cl
Una explosión de semillas en las húmedas praderas de tu mente



 

 

El vuelo nupcial y la llegada del invierno.

En las mejores colmenas hay en promedio de 400 a 500 abejas machos, zánganos, que no trabajan y que son alimentados con la miel de la colmena. En las colmenas degeneradas pueden haber varios miles. Nunca se ha visto a una reina copulando dentro de la colmena; la reina es ignorada por los zánganos aunque a veces pase por el lado de ellos, quizás no sospechan de quién se trata. Los zánganos no contribuyen en nada a la colmena, más bien estorban, se comen las provisiones y defecan dentro; las pobres obreras son las encargadas de limpiar. Cada día, entre las 11 y las 3 de las tarde, salen las hordas de zánganos en su diaria búsqueda por una reina. La reina que se apresta a su vuelo nupcial espera y escoge el día: debe ser un día soleado, por la mañana.

Cuando está decidida, sale y entra reiteradamente hasta memorizar el lugar donde se encuentra la colmena. Por fin, alza el vuelo, perfectamente vertical hacia el cénit. Muy pronto varios miles de zánganos, de colmenas próximas y de la propia, se juntan en una sola horda y empiezan a seguirla; mientras suben, algunos van quedando rezagados y desaparecen, son cada vez más los que renuncian, fatigados y al final sólo quedan unos pocos; finalmente, la reina ya un poco cansada es atrapada por el más resistente de ellos, quien la abraza y la penetra durante un minuto, en un baile espiral y ascendente, a una altura mayor que la de las aves para no ser molestada o para que no ocurra ningún imprevisto. Un minuto y el abdomen del macho se entreabre; el zángano, muerto en pleno éxtasis, cae en espiral desde las alturas. El autor hace notar la compensación que existe, cuando relaciona el sacrificio de la colmena a los machos, con el del macho por la colmena en el momento del vuelo nupcial.

La explicación fisiológica de tan bella y simbólica cópula es que el órgano del macho está diseñado para penetrar a la hembra únicamente en el espacio, o sea volando, y por lo tanto es imprescindible que en su vuelo ascendente dilate completamente sus dos sacos traqueos; esas dos grandes vejigas se llenan de aire e “impelen las partes bajas del abdomen”, permitiendo la energización del órgano.

La reina vuelve a la colmena, con el falo todavía incrustado y parte de las entrañas del zángano. Se detiene en el umbral, acompañada por un no muy abundante batallón, comenzando en seguida a deshacerse de lo que quedó del macho. Ninguna agitación particular se observa entre las abejas, a menos que el vuelo nupcial haya sido el de una reina recién emigrada, con la colmena recién empezada. Dos días después del himeneo la reina empieza a poner huevos; recién en esos momentos es cuando las obreras vuelven a prodigarle todo su cariño y preocupación. La reina permanece fértil hasta apenas un tiempo antes de su muerte.

Sin embargo, los perezosos zánganos siguen en la colmena; se comen la miel, defecan en el piso, estorban el paso de las trabajosas obreras y hacen un ruido insoportable; siguen saliendo a mediodía a revolotear y dormirse entre las flores volviendo con hambre a eso de las tres de la tarde, luego comen y se van a dormir, calentitos al interior. El autor hace una analogía del regreso de Ulises por Penélope.

Algo raro ocurre, a los pocos días de fecundada la reina, revolotea un aire asesino por los colmenares del apicultor y comienza la matanza de zánganos en las colmenas más prósperas. Ese día las obreras no salen a trabajar sino que preparan sus aguijones para la matanza; grupos de tres o cuatro obreras atacan a cada zángano, le clavan sus aguijones envenenados, les cortan las alas, les fracturan las patas,… los pobres zánganos, desprovistos de aguijón, resisten, tratan de agruparse o simplemente huyen. Los cadáveres de los zánganos son retirados de la colmena, los zánganos todavía vivos, agrupados dentro, son vigilados por las guardianas que les impiden cualquier movimiento por lo que pronto perecen de hambre, los que salieron de la colmena vuelven al atardecer encontrándose con una barrera infranqueable de abejas guardianas en el umbral; a la mañana siguiente, la mayoría de los zánganos que esperó en el umbral están muertos.

De esta manera cruel, la colmena se convierte en un perfecto matriarcado de Amazonas (según el mito griego de las mujeres amazonas guerreras), pues no sobrevive ningún zángano dentro de la colmena. Las colmenas un poco más pequeñas imitan esta iniciativa al día siguiente; sólo las más pequeñas, con una abeja reina ya vieja, los conservan, con la esperanza de que una nueva reina nazca y sea fecundada; cuanto más decae una colmena de abejas, más zánganos alimenta.

A veces la naturaleza se comporta de una manera extraña; de los 1000 zánganos que en promedio tienen las colmenas, solamente uno será en cierto modo útil; lo extraño es que la naturaleza sea pródiga con esos seres tan perezosos y bien alimentados: les ha dado casi el doble de ojos que a las obreras, y casi siete veces más cavidades olfativas en sus antenas; sin embargo, los ha castigado al no otorgarles un aguijón. Aquellas ventajas comparativas no le sirven de nada puesto que no salen a recolectar y más bien se alimentan de la miel de la colmena.

Después de la matanza de los ociosos, la actividad de la colmena se reanuda, pero con menos efervescencia que en la primavera; las fiestas disipadoras de la abundancia y las migraciones han terminado y el invierno ya se adivina. El néctar de otoño es recolectado, almacenado y sellado. La colmena poco a poco empieza a adormecerse, muchas obreras se pierden y mueren al acortarse los días y al llegar las primeras y sorpresivas lluvias. “Cada una de las buenas colmenas le ha ofrecido ochenta o cien libras de miel, y las más maravillosas dan a veces doscientas, que representan enormes capas de luz licuada, inmensas capas de luz licuada, inmensos campos de flores, visitadas, una por una, mil veces cada día”. El apicultor reparte panales de las mejores colmenas en las más empobrecidas.

Finalmente llega el invierno, la razón de ser de tanto ajetreo y trabajo, pues las abejas sobreviven a la nieve y logran mantener al interior de la colmena temperaturas primaverales. Y lo logran formando el curioso racimo, o cono suspendido, donde todas protegen a la reina y se pasan la miel de boca en boca, de pata en pata. Cuando las abejas más superficiales del racimo sienten demasiado frío, una capa del interior se sale para reemplazarlas, adentrándose las frías abejas en el calor del grupo. Así, cuando la temperatura al interior de la colmena desciende, las abejas baten sus alas hasta alcanzar la temperatura deseada: “esa primavera secreta (en pleno invierno) emana de la hermosa miel que no es más que un rayo de calor antes transformado, que ahora vuelve a su primitiva forma (calor)”.

Anexo

Para terminar mencionaremos algunas facetas adicionales de las abejas como especie. El autor se empeña en refutar a los científicos y profanos que no conceden a las abejas ni una pizca de inteligencia. Para ello, proporciona algunos argumentos, experimentos y observaciones realizados con distintas abejas y colmenas, además de los ya citados anteriormente acerca de la adaptabilidad de las abejas a las distintas formas de colmena, el cambio en la "moralidad" de las abejas que de pronto se convierten en saqueadoras de sus vecinas o el aprovechamiento inmediato de panales alveolados con un principio de recubrimiento de cera.

Cita, por ejemplo, el caso de un apicultor que al ver que el polen escaseaba en las inmediaciones de su colmena, ocurriósele colocar una buena cantidad de harina cerca de la colmena y sumergir a una de las abejas en el blanco y proteico polvo; la abeja, impregnada de harina, la saboreó y en seguida fue a dar aviso a sus hermanas; pronto volvieron cientos de abejas a recolectar harina. Recordemos que el polen es indispensable, por su contenido proteico, para la nutrición de las ninfas. Otro ejemplo que da es aquel de un cambio fortuito en las abejas que se produjo cuando reconocieron la trementina adosada por el hombre a un árbol enfermo, en seguida descubrieron que dicho producto poseía las mismas cualidades del propóleos y en vista de su abundancia, decidieron sustituirlo por la trementina.

Existen diversas especies de abejas gregarias, siendo variable su comportamiento; por ejemplo, las abejas del trópico o de climas benignos siempre abundantes en flores, no forman panales cerrados sino que se contentan con producir la miel y engendrar a las hijas directamente sobre las ramas desnudas de los árboles, con una consecuente baja en la efectividad comparada, debido a la menor superficie y a la ocupación de abejas en la simple tarea de mantener la temperatura ideal para las ninfas. Aquello también suele ocurrir en los climas templados cuando las reinas son inexperimentadas. Algo similar sucede con las abejas negras exportadas desde Europa a California y Australia; las abejitas se dan cuenta de que no hay invierno y sencillamente dejan de acumular miel, recolectando únicamente para la incubación de sus hermanas. Lo que hacen los apicultores de por allá es retirar cada cierto tiempo algunos panales, creando una escasez artificial. Todos esos cambios de comportamiento, la capacidad de cambiar de las abejas es lo que apoya la teoría transformista de la vida; está de hecho muy relacionado con los genes recesivos (alelos), pero es bastante probable que el asunto vaya más allá de la mera estructura genética.

Si te gustó compártelo:
 
 
Basado en:
La vida de las abejas

Mauricio Maeterlinck

Suscríbete a Hipernova!!
(es gratis, rápido y confiable!)

Ingresa tu email:

Delivered by FeedBurner


Google


Artículos:

Las energías renovables y el abastecimiento futuro
Este tipo de energías no podrán por si solas abastecer la demanda y cuidar el medioambiente
El dólar en El Salvador y Ecuador
Su evolución es estos dos países, las metas inflacionarias, ¿resultó?
La Influenza
Desde la pandemia de 1918 hasta las más recientes investigaciones.
El cacao
Su producción, su flor, su árbol y mucho más.
Dieta y longevidad
Comer menos alarga la vida, ¡está demostrado!
Plantas medicinales del Perú

Según el cronista español Manuel A. Fuentes (1861)
¿Gasolina producida a partir de CO2?
Un descubrimiento prometedor!
Pancho Villa.
Breve historia del héroe Mexicano
Resumen de la Ley de Drogas y Estupefacientes (Chile)
(lo legal y lo ilegal, conoce tus derechos)
El cigarrillo y la nicotina
Sustancias nocivas y un inesperado efecto benéfico de la nicotina.
El arsénico.
Veneno y ¿remedio?
Andrés Bello.
Breve reseña de su vida y su obra
Flores, jardines y parques
(fotos)
Yo soy Pablo Neruda

(video)
Entrevistas a Salvador Dalí
(videos)
Colección de fotos de Monos
(fotos)
Valparaíso Antigüo
(fotos)
Pinturas Surrealistas de pintores vivos
(fotos)
Fotofusión con Photoshop
(fotos)
La ciencia primitiva
(rituales, plantas, matrimonios, costumbres, entierros, una buena intro para conocer el mundo aborígen)
La historia de los mapuches

(cómo vivían, se organizaban, festejaban...)
La historia del LSD

(contada por su descubridor: Hoffman)
La vida, un estadio intermedio
(la evolución: desde las partículas subatómicas hasta las sociedades)
La vida de las abejas
(de las reinas, los zánganos, las nodrizas, las recolectoras...)
La ética protestante y el espíritu del capitalismo
(la incidencia de la religión en la economía de los países)
Historia de la vida cotidiana de los antiguos romanos
(la vida de los esclavos, de los niños, de las mujeres, de los patronos...)
Historia de los incas
(su agricultura, sus dioses, su sistema administrativo y su encuentro con los españoles)
El planeta viviente
(la vida de nuestro planeta según sus ecosistemas, descritos uno por uno en forma resumida)
Historia del Budismo
(el origen de budismo, sus ramificaciones, su doctrina, sus grandes pensamientos)
Historia de los libertadores de sudamérica.
(el proceso independentista suramericano, su gesta, su desarrollo, sus grandes hombres)
Caníbales y Reyes
(la historia antropológica de la humanidad, los porqués del canibalismo, de la agricultura, de la guerra o del estado)

 

 

 
 

¡Únete a la campaña!

Un Techo Para Mi País

No más niños con frío, no más casitas de cartón sin alcantarilla, AYUDA a construir casas en Chile, México, Argentina, El Salvador, Colombia, Costa Rica, Brasil, Perú o Uruguay

 

 

© 2007 - 2012 Hipernova.cl | Derechos de copia reservados | Contacto |

visitas desde la creación del sitio