Logo Hipernova.cl
Una explosión de semillas en las húmedas praderas de tu mente



 

 

La vida de los Incas
Su hogar, su espacio, la familia, el cultivo, sus creencias.

Campesinos en PerúCada integrante adulto del pueblo inca era siempre un campesino, todos trabajaban el campo, salvo quizás, los funcionarios del estado, la realeza inca y los sacerdotes. Cierto que en las zonas muy altas la actividad principal era el pastoreo, pero también practicaban la agricultura donde podían.

Los incas formaron un gran imperio que sin embargo siempre estuvo constituido por pequeñas agrupaciones humanas, desde antes de su unificación incluso. Dichas agrupaciones de campesinos eran denominadas ayllus. Los ayllus se agrupaban entorno a markas, terrenos comunes y particulares en donde pastaba el ganado o se cultivaba la tierra. El ayllu designaba principalmente el nombre de familia, eran agrupaciones patrilineales descendientes de un mismo antepasado común, y que generalmente tomaba el nombre de un animal pero también, en ocasiones, el nombre o la forma de un objeto natural, preferentemente el de una piedra a la entrada del pueblo o cerca de una montaña, una cueva o un lago.

Según algunas fuentes históricas, los pequeños pueblos no tenían gobernadores más que en caso de guerra con los vecinos. Pero dada la existencia de divisiones entre los pueblos (y ciudades: Cuzco), los de arriba y los de abajo, hanan-saya y hurin-saya, y de la existencia difundida de los curacas, generalmente hombres ancianos que tomaban decisiones, la primera hipótesis parece poco probable. Los curacas eran depuestos o confirmados por el gobierno central inca. Las markas eran distribuidas o redistribuidas anualmente, según el número de integrantes de cada familia. Existían tierras de barbecho que podían ser destinadas a las nuevas parejas; quien se ausentaba no perdía su marka, pero los demás pobladores tenían derecho a cultivarla; así mismo, las tierras de las viudas o de los enfermos eran cultivadas por el resto de la comarca.

Cada ayllu y cada marka era bastante independiente con respecto al resto y no comerciaban más que algunos pocos artículos. Aunque debían pagar tributos en especie: artesanías, telas, ropas, a los recaudadores imperiales. Las congregaciones urbanas, las ciudades como el Cuzco eran llamadas llactas, frecuentemente rodeadas por ayllus y markas cercanas. Por eso se hablaba de las llactapachas y de las runapachas, siendo las primeras, tierras del poblado, siempre en las laderas, en la altura, con su centro de convenciones, terreno para fiestas, y tierra de pastoreo para las llamas comunales; las runapachas eran las tierras de las parcelas individuales, con sus propias dependencias, más extensas que las primeras. Existían entonces tierras del pueblo y tierras de la familia.

Ninguna otra civilización antigua produjo ni igualó las más de cuarenta especies vegetales que cultivaban o cosechaban los campesinos de la civilización Inca. Dicha abundancia es explicable por el número de poblaciones independientes que luego se juntaron, por las varias civilizaciones que precedieron a la Inca y que seleccionaron los vegetales durante centenares de años, y finalmente, por la gran variedad de pisos climáticos tan cercanos unos de otros. La papa, el maíz, la quinua, la calabaza, el tomate, el aguacate, el pimiento, el fréjol (porotos), la mandioca (yuca) y el algodón son todos originarios del continente americano. Más impresionante aún es saber las dificultades topológicas que tuvieron que vencer, creando terrazas o sembrando en empinados abismos.

Según Benjamín Carrión los trabajos de cultivo eran cooperativos, “todos... ayudaban a todos en la siembra, la deshierba, la cosecha. El producto en cambio, era individual y pertenecía al usufructuario de la chacra (huasipungo) y su familia”...descontados los impuestos al Inca y la clase sacerdotal, habría que agregar.

Para lograr obtener buenas cosechas en las tierras altas debieron construir un magnífico sistema de irrigación para hacer llegar el agua a todas partes; sin la ayuda del hierro ni de máquinas sino simplemente formando inmensas cadenas humanas. “Los indios no vacilaban en poner diques a los ríos y en corregir sus cauces y hasta desviarlos si era necesario. Las aguas almacenadas en los depósitos de reserva o en cisternas eran distribuidas por medio de esclusas”. Solo así lograron hacer frente a los a veces prolongados períodos de sequía, dirigiendo el agua frecuentemente desde el pie de los glaciares. Para abonar la tierra conocían y usaban los enormes yacimientos de guano de ave, que repartían a todos los habitantes del imperio, sin distinción ni exclusión. Las aves marinas proveedoras del guano eran protegidas por estrictas leyes, amenazando de muerte a cualquier habitante que diera muerte a cualquiera de las aves o que osase entrar en las islas cuando ovaban. Los incas no conocieron ni la rueda ni el arado, basaban su fuerza cultivadora únicamente en los hombres.

Los habitantes de las altas planicies se sustentaban por la domesticación de la llama y de la alpaca. Eran poblaciones casi enteramente pastorales pero no por ello de las más pobres, pues obtenían todo lo necesario a partir de la lana (sobretodo de la alpaca) y de la carne de sus animales. La llama además les servía como bestia de carga, aunque se rehusa a cargar más de 25 kilos y se niega a avanzar más de 15 kilómetros al día, se compensa por su resistencia a los climas y por su frugalidad alimenticia. Los incas no conocieron la rueda, ni menos los carros de carga.

Joven Quechua tocando una flautaLos indios Incas situaban sus casas entre el valle y la cima de las montañas, frecuentemente en terrenos pedregosos no aptos para el cultivo; así lograban estar cerca tanto de sus cultivos del valle como de los pastizales de las cimas. A menudo reunían sus casas entorno a las del anciano; protegían con cercas el patio, que impedía que las llamas a las que tenían derecho se les escaparan por las noches. En los valles de los Andes centrales, las casas eran rectangulares, construidas a partir de adobe y paja seca o piedras cubiertas con rastrojo. Parece que no tenían muebles al interior, y dormían directamente en el suelo envueltos en lanas de alpaca. Lo que no quiere decir que carecieran de objetos, siempre había un telar, vajilla, algún instrumento musical (flauta, quena...), vasijas para guardar semillas, chicha...

La religión Inca estaba estrechamente vinculada a la tierra y por eso el calendario inca (que los ayllus debieron haber seguido) correspondía con precisión al de las estaciones y los trabajos agrícolas. Los puntos críticos de los tiempos agrícolas eran decididos por los amautas (hombre sabio en ciencias del hombre y de la naturaleza). Los campesinos, a través de su religión pagana, reverenciaban sobretodo a la Pacha-Mama (madre tierra), y es poco probable que su origen sea Inca sino que más bien provenga de una tradición más antigua, de alguna de las civilizaciones o tribus que vivieron en los Andes americanos.

HuacaExiste una palabra que los campesinos Incas utilizaban para designar todo objeto, fenómeno o ser vivo anormal: huaca. A los ídolos y los santuarios también se les llamaba huaca; era un nombre genérico. Por eso también se les llama en el Perú de hoy huaqueros a todos los saqueadores de tumbas. Huaca era un niño con seis dedos, o la pequeña piedra del hígado de los animales, cierta montaña, árbol o animal insólito, todo lo que sugiriera la presencia de fuerzas oscuras. También el culto de los antepasados estaba muy difundido, probablemente para mantener la cohesión de cada agrupación; cada uno tenía un kamak, un creador, que había inventado las leyes del grupo y determinado ciertas costumbres y vestidos particulares que lo distinguían de los demás. Así mismo, existía un creador de todos los grupos, Viracocha; decían de él que una vez concluida su obra había enterrado a todos sus antepasados, en una montaña, una piedra, un lago, una cueva o un árbol; y “es por haber salido de aquellos lugares y haberse multiplicado, que los indios hicieron de ellos su huaca, o santuario, en recuerdo del primer hombre de su linaje que allí apareció". El pakarina no es solamente el antepasado mítico, es también el lugar de su epifanía y el sitio en el que fue convertido en piedra.

La roca que representaba al antepasado humano o animal se llamaba marcayok, “que los españoles tradujeron como patrón o defensor de la comunidad”. El marcayok estaba en la huaca, y los campesinos iban hasta allí para hacer sacrificios o para obtener energías revitalizantes que emanaban de tales sitios. El otro objeto de veneración que le sigue en importancia a las huacas de piedra son los restos fósiles de aquellos antepasados, huesos llamados malquis, a veces huesos de todo el cuerpo que decían eran hijos de los huacas. Los conservaban en lugares apartados del campo, en los machay, que eran sus antiguas sepulturas, cubriéndolos con finas telas, los kumbi, o con plumas de diferentes colores.

Los incas no enterraban ni incineraban a sus muertos. Los muertos eran depositados en cuevas o en bóvedas sobre torres o precipicios, por lo general en altura. Eran reverenciados y se les ofrecían sacrificios y ofrendas. Cuando los jesuitas los obligaron a enterrarlos y les preguntaban porque no los enterraban, los indígenas respondían: “por piedad y conmiseración con nuestros muertos, a fin de que no los fatigue el peso de montones de tierra”.

Todas las familias de los diferentes ayllus poseían amuletos, conocidos como conopas o chancas, o también con el genérico de huacas. Casi siempre se trataba de piedras, a veces coloreadas, a veces labradas hasta obtener diferentes formas; se supone que protegían los rebaños y las cosechas, por lo que se enterraban en los sitios que ellos querían que se proteja, si protegían las casas de la comunidad, disimulados debajo de alguna piedra, o se llevaban siempre consigo, para protección contra enfermedades u otros desastres. Así mismo, la Sara-Mama (madre del maíz) era reverenciada con conopas que guardaban en graneros o cerca de las cosechas.

Los conopas que protegían a la comunidad eran desenterrados de tanto en tanto, o sacados de sus escondites; entonces se les ofrecían plegarias, se esparcían polvos de oro o de plata en ellos, se los sumergía en sangre de víctimas, quemaban plantas aromáticas en su honor o se les regaban hojas de coca.

También los montones de piedra de los desfiladeros o de los lugares de descanso eran considerados huacas; se trata de los apachetas. Los caminantes nunca dejaban de agregarle una piedra más al montículo; en señal de homenaje se arrancaban un pelo de las cejas, o un trapo del vestido, o una sandalia, y la arrojaban al montículo. Los indios lo hacían porque tenían la creencia que si no se adoraba la apacheta aquella no los dejaría pasar al regresar, y que además el hacerlo se deshacían de la fatiga y recobraban el aliento.

Las comarcas contaban también con sacerdotes y magos; los primeros eran por lo general ancianos, que ya no eran útiles en el campo pero que sin embargo sabían muchas cosas por su edad; vivían de lo que los campesinos ofrecían a los dioses. Los magos eran cierta clase de hombres bien específica: eran magos aquellos hombres que habían sido alcanzados por un rayo y que habían sobrevivido, pues consideraban que Illapa, el dios del rayo los había favorecido. Ellos dirigían las ceremonias, predecían el futuro y curaban a los enfermos; también eran los encargados de descubrir a los esporádicos ladrones que se atrevían a robar.

Los campesinos incas, además de adorar a dioses tutelares, también creían en los malos espíritus; las hapiñuñu eran mujeres de senos caídos que atraían a los viajeros solitarios para devorarlos; creían en cabezas volantes que se clavaban en la nuca para chuparles la sangre; los anchanchu, seres que se alimentaban de la grasa de quienes sorprendían durante la noche. Así mismo, creían que las almas de los muertos no se iban con facilidad, y que más bien se quedaban extrañando a sus seres queridos, como tratando de llevárselos con ellos.

Si te gustó compártelo:
 
 

1.- Antes de los Incas
2. Los emperadores Incas

3. El campesinado inca

4. Casta y organización de los Incas

5. La Religión Inca

6. Los Incas después de la conquista

7. Renacimiento y decadencia de los Incas

Glosario

Suscríbete a Hipernova!!
(es gratis, rápido y confiable!)

Ingresa tu email:

Delivered by FeedBurner


Google


Artículos:

Las energías renovables y el abastecimiento futuro
Este tipo de energías no podrán por si solas abastecer la demanda y cuidar el medioambiente
El dólar en El Salvador y Ecuador
Su evolución es estos dos países, las metas inflacionarias, ¿resultó?
La Influenza
Desde la pandemia de 1918 hasta las más recientes investigaciones.
El cacao
Su producción, su flor, su árbol y mucho más.
Dieta y longevidad
Comer menos alarga la vida, ¡está demostrado!
Plantas medicinales del Perú

Según el cronista español Manuel A. Fuentes (1861)
¿Gasolina producida a partir de CO2?
Un descubrimiento prometedor!
Pancho Villa.
Breve historia del héroe Mexicano
Resumen de la Ley de Drogas y Estupefacientes (Chile)
(lo legal y lo ilegal, conoce tus derechos)
El cigarrillo y la nicotina
Sustancias nocivas y un inesperado efecto benéfico de la nicotina.
El arsénico.
Veneno y ¿remedio?
Andrés Bello.
Breve reseña de su vida y su obra
Flores, jardines y parques
(fotos)
Yo soy Pablo Neruda

(video)
Entrevistas a Salvador Dalí
(videos)
Colección de fotos de Monos
(fotos)
Valparaíso Antigüo
(fotos)
Pinturas Surrealistas de pintores vivos
(fotos)
Fotofusión con Photoshop
(fotos)
La ciencia primitiva
(rituales, plantas, matrimonios, costumbres, entierros, una buena intro para conocer el mundo aborígen)
La historia de los mapuches

(cómo vivían, se organizaban, festejaban...)
La historia del LSD

(contada por su descubridor: Hoffman)
La vida, un estadio intermedio
(la evolución: desde las partículas subatómicas hasta las sociedades)
La vida de las abejas
(de las reinas, los zánganos, las nodrizas, las recolectoras...)
La ética protestante y el espíritu del capitalismo
(la incidencia de la religión en la economía de los países)
Historia de la vida cotidiana de los antiguos romanos
(la vida de los esclavos, de los niños, de las mujeres, de los patronos...)
Historia de los incas
(su agricultura, sus dioses, su sistema administrativo y su encuentro con los españoles)
El planeta viviente
(la vida de nuestro planeta según sus ecosistemas, descritos uno por uno en forma resumida)
Historia del Budismo
(el origen de budismo, sus ramificaciones, su doctrina, sus grandes pensamientos)
Historia de los libertadores de sudamérica.
(el proceso independentista suramericano, su gesta, su desarrollo, sus grandes hombres)
Caníbales y Reyes
(la historia antropológica de la humanidad, los porqués del canibalismo, de la agricultura, de la guerra o del estado)

 

 

 
 

¡Únete a la campaña!

Un Techo Para Mi País

No más niños con frío, no más casitas de cartón sin alcantarilla, AYUDA a construir casas en Chile, México, Argentina, El Salvador, Colombia, Costa Rica, Brasil, Perú o Uruguay

 

 

© 2007 - 2012 Hipernova.cl | Derechos de copia reservados | Contacto |

visitas desde la creación del sitio