Logo Hipernova.cl
Una explosión de semillas en las húmedas praderas de tu mente



 

 

Longevidad y dieta hipocalórica.
Comer menos para vivir más.

 

¿Cómo vivir más años?

Dios Chino de la longevidadHace ya varios años que se viene estudiando la relación entre una dieta hipocalórica y la longevidad de los seres vivos. Entre tantas dietas que se ofrecen, y que con los años van mutando y hasta contradiciéndose, la dieta hipocalórica es practicamente la única de la que se tiene certeza que mejora la salud y prolonga la vida. Innumerables estudios de laboratorio con animales han comprobado que la longevidad de los animales, tanto en su edad máxima como en su promedio de años vida aumenta cuando se los somete a dietas de calorías restringidas.

Pero no se trata solamente de comer menos, se trata también de comer mejor, mucha fruta y hortalizas. Está demostrado además que mientras más estricta la dieta, y mientras antes se la adopte, más longevidad se obtiene. Claro que hay que tener una voluntad de hierro que solamente uno entre mil hombres tiene naturalmente, porque no se trata solamente de lograr una figura esbelta para vivir todavía más años, sino de convertirse derechamente en flaco, abiertamente huesudo, acostumbrarse a un hambre perpetua, tener frío incluso en ambientes tibios y tener los huesos frágiles. Mientras más flaco (pero con todos los nutrientes), mayor longevidad, ... y mejor salud y claridad mental.

¿Cuales son los beneficios para la salud de una alimentación baja en calorías?

Entre los beneficios para la salud que se logran con dietas hipocalóricas de por vida tenemos: se reducen al mínimo las probabilidades de sufrir ataques al corazón, cáncer o diabetes, se previenen enfermedades a los riñones, o enfermedades como el Parkinson y el mal de Alzheimer, se minimiza la incidencia del deterioro del sistema inmune que casi siempre aumenta con la edad, se disminuye el colesterol en la sangre, y se preservan intactas las capacidades mentales. Todo esto está archi probado con ratas de laboratorio, y otros roedores; también en arañas, lombrices y varios tipos de insectos, y con datos aún preliminares, también en primates. En humanos no está probado directamente, pero todas las estadísticas de gente longeva lo comprueban. ¿Alguien ha visto alguna vez un obeso de cien años? Los muy viejos son todos flacos y huesudos. Pero no se trata de ponerse a dieta a los setenta años, mientras antes se adopte la dieta hipocalórica durante la edad adulta, mejor.

La dieta para la longevidad debe contener entre un 30 y un 50% menos de calorías que una dieta normal; es decir, en lugar de ingerir 2100 Calorías diarias, hay que consumir 1500 como máximo, pero de alimentos ricos en vitaminas y minerales, de preferencia de origen vegetal. Y no debe ser una dieta sino una forma de vida, si se quiere ser longevo, el comer poco pero bien debe ser una costumbre. Y no lo olvidemos, también hay que acostumbrarse a pasar hambre y a pasar frío.

¿Por qué comer menos prolonga la vida?

Los científicos piensan que se trata de una reacción de los organismos frente a la escasez de alimentos, un logro evolutivo que aumenta las defensas del organismo (energiza el sistema inmune) a un grado mayor al normal para ayudar al animal a sobrevivir mientras llega el alimento; este proceso de alerta máxima del sistema inmune va acompañado por otro lado, de una bajada de nivel de la capacidad reproductiva. Los animales con hambre son menos fértiles que los animales normalmente alimentados. Esto quiere decir que el sistema inmune de cada organismo puede permanecer en estado de alerta por períodos muy largos, con tal que vitaminas y minerales sean provistos con suficiencia, y que se ingiera diariamente una dieta hipocalórica.

A esta hipótesis se agrega el hecho de que las dietas de calorías restringidas reducen los daños oxidativos a las células y los órganos del cuerpo. El daño oxidativo, en condiciones normales, aumenta con la edad. El cuerpo necesita oxígeno para convertir los alimentos en energía; el oxígeno ayuda a convertir las moléculas energéticas (como la glucosa), en combustible celular útil (ATP), liberando electrones en el proceso. Estos electrones se unen al oxígeno atrapando hidrógeno a su paso y dan agua como resultado. El problema de la combustión de alimentos y de moléculas energéticas es que a veces los electrones no son atrapados, quedando a la deriva en el interior del organismo, y uniéndose pronto a otras moléculas para formar compuestos altamente reactivos: se trata de los famosos radicales libres. Estos últimos no solamente dañan los tejidos internos, sino que al parecer también son capaces de alterar el código genético de las células. Las mitocondrias, que son las fábricas celulares de energía útil, son susceptibles a los ataques de los radicales libres, generando todavía más electrones descarriados.

Entonces, la dieta hipocalórica, al proporcionar menos alimento y por lo tanto, menos combustible para las mitocondrias, hace que el oxígeno disponible normalmente siempre se lleve los electrones liberados por la conversión de alimentos en energía, minimizando así la aparición de radicales libres. No sólo eso, la dieta hipocalórica pareciera aumentar también la regulación de la producción de encimas que neutralizan los radicales libres. Así, la longevidad se ve alargada por una alimentación con calorías restringidas, porque dicha dieta reduce el estrés oxidativo y el daño a las mitocondrias, y aumenta la capacidad de eliminación de radicales libres.

En edades avanzadas, los ratones de laboratorio sin restricciones calóricas ocupaban su actividad genética en reparar daños por oxidación, mientras que la actividad genética de los ratones con restricciones de calorías se ocupaba en procesos de biosíntesis de proteínas nuevas (este proceso es característico de organismos jóvenes o en crecimiento) y muy poco en procesos de reparación celular.

La discusión de los científicos entorno a la relación de la dieta hipocalórica con la longevidad

Como siempre, hay dos bandos, los pro y los contra. Los contra dicen que los ratones y otros roedores tienen la capacidad innata de reducir su temperatura corporal en tiempos de hambruna, esto reduce también su metabolismo y por eso hay menos procesos oxidativos. Como supuestamente los humanos no tenemos esa capacidad de bajar nuestra temperatura corporal sin sufrir graves consecuencias, dicen que la restricción fuerte de calorías no serviría a escala humana. Los pros dicen que los fenómenos observados en las dietas hipocalóricas no son tan sólo esa asociación entre menor alimentación, menor temperatura corporal, menor metabolismo, menos procesos oxidativos. Por ejemplo, dicen los científicos optimistas, la restricción de calorías hace aumentar la producción de algunas hormonas, como las glucocorticoides, que entre varios efectos (muchos todavía desconocidos) hacen aumentar los niveles de glucosa en la sangre (para mantener activo el orgamismo hasta la siguiente comida) y están involucradas en la lucha contra las inflamaciones. Por el momento sólo se conocen algunas hormonas que aumentan sus niveles durante las dietas hipocalóricas. Por eso los científicos están analizando si estos cambios hormonales sólo son un efecto lateral de la restricción de calorías o si son un factor clave en el aumento de la longevidad. Testean por ejemplo, añadiendo ciertas hormonas artificialmente en la dieta de sus ratones de laboratorio y analizando su relación con la longevidad.

Dietas hipocalóricas en humanos

Anciano centenarioLos datos que se tienen hasta el momento son muy exiguos. Generalmente las poblaciones con dietas hipocalóricas están también desnutridas, con deficiencias vitamínicas y minerales. La excepción es Okinawa, una isla japonesa famosa por la longevidad de sus habitantes. Ellos consumen tan sólo el 70% de las calorías de un japonés promedio, comen sobretodo pescado y vegetales, su población tiene muchas menos enfermedades, menos diabetes y menos tumores. Ante tantos factores posibles en el estudio de una población, los científicos se preguntan sobre la importancia de esas calorías de menos que consume la gente de Okinawa. Esta población japonesa tiene además una costumbre muy particular: no comer nunca hasta quedar satisfecho, sino siempre dejar el plato con un poco de hambre.

Encontrar voluntarios que quieran someterse por decenas de años a una dieta hipocalórica de hambre constante y un poco de frío corporal, hasta llegar a viejos, es una tarea posible solamente a nivel individual o de muy pequeños grupos (como el caso del Dr. Michael Cooper), pcro casi imposible para ensayos de cientos o miles de hombres. Por eso los científicos han optado por ensayar la dieta hipocalórica por largos años en primates. Son doscientos monos (monos rhesus y monos ardilla), la mitad de ellos sin restricciones de calorías y la otra sí, en un gran y largo experimento de al menos 35 años de duración llevado a cabo por el Instituto Nacional del Envejecimiento de los Estados Unidos (NIA). Varios de ellos, entre los del grupo de la dieta de la longevidad, ya presentan signos muy inusuales de buena salud.

Como siempre, buscando la pastilla milagrosa.

Los científicos, evidentemente, andan buscando la pastilla de la longevidad, aquella que nos haga longevos sin quitarnos el chocolate, y sobretodo, que no nos haga pasar por el hambre y el frío. Aunque los estudios son incipientes, han descubierto una molécula, la 2desoxi-D-Glucosa (una molécula de glucosa extirpada de dos átomos de oxígeno), que se pone en el lugar de la glucosa, pero que no puede ser metabolizada por las células, y que somete a los ratones de laboratorio a los mismos efectos generales que la restricción de calorías: reducción de la temperatura corporal, pérdida de peso y disminución del nivel de insulina, a pesar de que la ingesta de calorías no haya sido hipocalórica. Resta saber, todavía, si tiene alguna incidencia en la longevidad de los organismos.

Si te gustó compártelo:
 
 

Archivado en Notas


Google


Artículos:

Las energías renovables y el abastecimiento futuro
Este tipo de energías no podrán por si solas abastecer la demanda y cuidar el medioambiente
El dólar en El Salvador y Ecuador
Su evolución es estos dos países, las metas inflacionarias, ¿resultó?
La Influenza
Desde la pandemia de 1918 hasta las más recientes investigaciones.
El cacao
Su producción, su flor, su árbol y mucho más.
Dieta y longevidad
Comer menos alarga la vida, ¡está demostrado!
Plantas medicinales del Perú

Según el cronista español Manuel A. Fuentes (1861)
¿Gasolina producida a partir de CO2?
Un descubrimiento prometedor!
Pancho Villa.
Breve historia del héroe Mexicano
Resumen de la Ley de Drogas y Estupefacientes (Chile)
(lo legal y lo ilegal, conoce tus derechos)
El cigarrillo y la nicotina
Sustancias nocivas y un inesperado efecto benéfico de la nicotina.
El arsénico.
Veneno y ¿remedio?
Andrés Bello.
Breve reseña de su vida y su obra
Flores, jardines y parques
(fotos)
Yo soy Pablo Neruda

(video)
Entrevistas a Salvador Dalí
(videos)
Colección de fotos de Monos
(fotos)
Valparaíso Antigüo
(fotos)
Pinturas Surrealistas de pintores vivos
(fotos)
Fotofusión con Photoshop
(fotos)
La ciencia primitiva
(rituales, plantas, matrimonios, costumbres, entierros, una buena intro para conocer el mundo aborígen)
La historia de los mapuches

(cómo vivían, se organizaban, festejaban...)
La historia del LSD

(contada por su descubridor: Hoffman)
La vida, un estadio intermedio
(la evolución: desde las partículas subatómicas hasta las sociedades)
La vida de las abejas
(de las reinas, los zánganos, las nodrizas, las recolectoras...)
La ética protestante y el espíritu del capitalismo
(la incidencia de la religión en la economía de los países)
Historia de la vida cotidiana de los antiguos romanos
(la vida de los esclavos, de los niños, de las mujeres, de los patronos...)
Historia de los incas
(su agricultura, sus dioses, su sistema administrativo y su encuentro con los españoles)
El planeta viviente
(la vida de nuestro planeta según sus ecosistemas, descritos uno por uno en forma resumida)
Historia del Budismo
(el origen de budismo, sus ramificaciones, su doctrina, sus grandes pensamientos)
Historia de los libertadores de sudamérica.
(el proceso independentista suramericano, su gesta, su desarrollo, sus grandes hombres)
Caníbales y Reyes
(la historia antropológica de la humanidad, los porqués del canibalismo, de la agricultura, de la guerra o del estado)

 

 

 
 

¡Únete a la campaña!

Un Techo Para Mi País

No más niños con frío, no más casitas de cartón sin alcantarilla, AYUDA a construir casas en Chile, México, Argentina, El Salvador, Colombia, Costa Rica, Brasil, Perú o Uruguay

 

 

© 2007-2014 hipernova.cl | Derechos de copia reservados | Contacto |